Suponemos que la zona de confort es ese espacio o momento de la vida que nos da tranquilidad y nos invita a una constante costumbre sea buena o mala….

para nuestra vida, sea de provecho o desperdicio en tiempo, oportunidades y mil aspectos de la vida cotidiana. Diferente de lo que muchos piensan o hemos leído, la zona de confort no necesariamente es negativa, para muchos de los monjes budistas, su zona de confort se encuentra en la unión del espacio/tiempo dedicado en plenitud a la meditación profunda en busca de iluminación espiritual y sabiduría, no necesitando una vida de lujos ni comodidades, algunas persona incluso los colocan dentro del nivel promedio de pobreza material.

En el trading debería llegar un momento de zona de confort, ese espacio/tiempo que nos acostumbre a hacer lo mismo siempre, a ver y actuar de la misma manera, me refiero a ver gráfico y operar igual que siempre. Evidentemente para este momento de nuestra carrera ya hemos tenido que estudiar, haber testeado nuestra metodología y tener claridad en las operaciones que nos dan riqueza.

Lamentablemente en el trading aunque estos pasos anteriores se tengan, seguimos cometiendo errores por el simple hecho de querernos dejar sorprender del mercado. La verdad es que ¿a quién de nosotros nos gustan las sorpresas?  A nadie, solo nos gustan las sorpresas que queremos, lo demás son problemas.

Si logramos concentración y determinación para llegar a nuestra zona de confort en el trading, cada una de las operaciones que hacemos debería ser exitosa, debería desarrollarse de la misma manera que lo ha hecho antes. Allí es donde nos sentiremos seguros, con la suficiente paciencia, con el foco en ese trade así nos tome más tiempo de lo que estamos acostumbrados.

Una de las mayores señales de que estamos fuera de la zona de confort en el trading es la obstinación por tener la razón y lo más triste es creérnoslo olvidándonos que “uno de los mayores prodigios de nuestra mente no es tener razón sino ser capaces de cambiar de visión o ser capaces de soportar la duda”.

Aquí no hablamos de ser mediocres, sino de ejecutar el trading de la misma forma que siempre nos ha dado resultados, sentirnos en esa zona de confort al momento de operar, si no lo es, ¿Para qué operar? Si no estamos tranquilos, ¿para qué abrir trades?, acordémonos que el mercado siempre hará lo que le dé la gana y si nos coge fuera de nuestra zona de confort, hará con nosotros y nuestro dinero lo que le dé la gana.

Los invito a acostumbrarse a hacer siempre trades estando en su zona de confort, de seguro los resultados serán positivos.

Aquí una foto de un trade en mi zona de confort.

Leave a Reply